Este viernes México ha sufrido los efectos de un terremoto de 8,2 grados de magnitud, el mayor que se ha registrado en el país.